Portada » Coches Clásicos » Clásicos: Ford Model T Roadster, así era un cabrio hace 95 años

Por el

Clásicos: Ford Model T Roadster, así era un cabrio hace 95 años

En el año 1920 el Ford Model T roadster contaba con una imagen que a 95 años de su nacimiento, todavía entusiasma. Con un motor de 20 cv y un equipamiento inexistente, el descapotable era uno de las versiones de la familia Model T.

Ford-Model-T-Roadster-3

Henry Ford proclamó en el año 1906 que construiría un coche para el pueblo y un producto universal. Ford quería maximizar sus ventas y con su modo de trabajar, sentó lo que mas tarde serían las bases de la industria, integrando en sus plantas de ensamblaje una equilibrada combinación de operarios y maquinaria.

Ford utilizó como base para la producción de sus vehículos a la cadena de montaje, una idea que en año 1901 había tenido su compatriota Ransom Eli Olds, aunque ajustada a sus propias necesidades y mejorada tomando como base a lo que había observado en una fabrica de armas.

Henry Ford tuvo la idea de fabricar un producto universal y lo logró con el Model T.

Aseguran que Henry Ford utilizó mucho la improvisación para intentar mejorar la cadena de montaje, en virtud de maximizar su capacidad productiva. Las ideas de Ford se materializaron en el primero de sus productos al que denominó Model T.

El Ford T fue diseñado por el propio Ford y construido utilizando esos principios, en forma masiva. Inició su producción un 12 de agosto del año 1908 y la primera unidad logró cruzar las puertas de la fábrica el día 27 de septiembre de ese mismo año.

El Model T pesaba 540 kilogramos y estaba impulsado con un motor de 4 cilindros que producía 20 caballos de fuerza y estaba asociado a una caja de cambios de dos velocidades, que era operada con el pie a través del pedal del embrague. Con el pedal del embrague presionado hasta el fondo se engranaba la primera marcha, a mitad del recorrido estaba el neutral y soltando el pedal se colocaba la segunda marcha.

El propulsor le alcanzaba para lograr una velocidad máxima de 70 km/h, con un consumo de combustible que se ubicaba en torno a los 5 kilómetros por litro.

Ford-Model-T-Roadster-1

Al momento de su lanzamiento fueron previstas diversas configuraciones de carrocería, entre las que se encontraban variantes desde dos a siete plazas, incluso en versiones descapotables. Al momento de su lanzamiento tenía un precio de 850 dólares, el equivalente a unos 20 mil dólares actuales. Pero las mejoras introducidas al sistema de producción basado en la cadena de montaje, le permitió a Ford bajar su precio hasta alcanzar los 360 dólares.

El Ford T se transformó en el primer automóvil global, ya que no solo se produjo en Estados Unidos, sino que en forma simultánea se ensamblaba también en Canadá, Argentina, Francia, Inglaterra, Alemania, Dinamarca e incluso Australia y Sudáfrica.

Contaba con un motor de 4 cilindros de 2.9 litros y 20 cv.

La filial de Argentina fue la primera en America Latina y fue establecida en el año 1913, aunque no fue hasta 1917 que comenzó a ensamblar al Model T en el formato que hoy se conoce como CKD (Completely knocked down), es decir que se importaba totalmente desarmado y se montaba en forma local. Ya en 1922 se estableció la planta de Ford Argentina, que estaba ubicada en el barrio de la Boca de la Ciudad de Buenos Aires.

Una de las variantes del primer modelo de Ford era un roadster, con un aspecto que aún hoy a 95 años de su creación luce fantástico. El Ford Model T Roadster utilizaba el mismo propulsor del resto de la gama, un 4 cilindros de 2.9 litros y 20 caballos de fuerza.

En el habitáculo se ubicaba solo lo justo y necesario, con un panel de instrumentos que contaba con un solo relo, un interruptor y un asiento de una sola pieza con capacidad para el conductor y un pasajero. Entre los años 1912 y 1925 el roadster contaba con solo una puerta, ubicada del lado del acompañante. Mas tarde el modelo evolucionó y se ofreció con dos puertas, tanto en su formato roadster como roadster pickup.

Ford-Model-T-Roadster-2

Adrián

Autor: Adrián

Apasionado de los coches desde que recuerdo, el Scalextric y los cochecitos a escala fueron los encargados de iniciar ésta pasión que con el correr de los años se transformó en mi ocupación de tiempo completo. Un día entendí que mi interés por los coches  Leer más>