Ford le dice no a los hatch y berlinas en Norteamérica. ¿Como afectará esto a América Latina?

Ford no llevará a Sudamerica al relevo generacional de los Fiesta y Focus. El Ford Ka es el modelo mas vendido por la marca en los principales mercados de Sudamérica y en forma paulatina irá aumentando su protagonismo dentro de la gama de Ford.

Hace unas pocas semanas el fabricante estadounidense sorprendió al mundo al anunciar la retirada de sus berlinas y hatchbacks del mercado norteamericano, en donde la gama quedará fundamentalmente conformada por pickups y crossovers, con algunas pequeñas excepciones como el Ford Mustang.

Cual será el destino de algunos de los modelos que actualmente el fabricante ofrece en los mercaos de América Latina es aún un misterio. Hace ya mas de un año tuvo su puesta de largo la séptima generación del Fiesta, pero Ford optó en los mercados latinoamericanos por actualizar con un lavado de cara al modelo de anterior generación fabricado en Brasil, añadiendo algunos de los rasgos estéticos incluidos en el relevo generacional, además de un interior renovado.

Algo similar ocurre con el Focus fabricado en Argentina, ya que la cuarta generación del compacto tuvo ya su debut en los principales mercados de Europa, pero el fabricante estadounidense ha optado por continuar fabricando y vendiendo el modelo de anterior generación en los mercaos de América Latina.

Lo cierto es que las ventas del Fiesta en Sudamerica han ido en picado en lo últimos meses y el Focus no ha corrido mejor suerte, ya que tampoco figura entre las máximas preferencias entre los clientes de la marca, especialmente en Brasil. Ambos modelos han estado sufriendo el embate de la fiebre crossover, que aun no parece haber logrado alcanzar su techo.

El Ford Ka es el modelo que asumirá el rol que anteriormente ocupaba el Fiesta en los mercados de America Latina. El Ka es uno de los coches mas vendidos en los dos mercados mas grandes de Sudamérica, ya que en Brasil y Argentina ocupa las primeras pasiones en el ranking de ventas. Pronto sumará además un nuevo nivel de terminación denominado Freestyle, que añade un aspecto exterior estilo crossover, además de un nuevo y moderno motor tricílindrico de 1.5 litros.

De este modo el actual Fiesta sufrirá una lenta agonía y probablemente continuará cediendo espacio, manteniéndose en la oferta de la marca al menos mientras que su demanda continúe, ya que por el momento el arribo de su relevo generacional no figura en los planes de la compañía. Algo similar ocurre con el Focus, un modelo que sufre el embate de los SUV compactos y que continuará a la venta en su actual formato, ya que no hay todavía planes para cesar su producción, aunque tampoco para el arribo de la nueva generación.

Al igual que en Estados Unidos, los crossovers serán los principales protagonistas de la gama Ford para Latinoamérica de cara al futuro, con el relevo generacional del EcoSport que arribará en algún momento de 2020 o 2021 como máximo representante del segmento, como así también un nuevo SUV de tamaño medio, que llegará al mercado para competir contra los Jeep Compass, Kia Sportage, Hyundai Tucson y compañía.

De a poco, el fabricante estadounidense ha comenzado a abandonar la estrategia «One Ford» iniciada en 2010, que contemplaba el lanzamiento de los mismos modelos en todos los mercados mundiales.

La firma estadounidense ya anunció que en Estados Unidos ya no venderá a los Focus, Fiesta y Fusion, tornando incierto el futuro del Mondeo en Europa y al parecer será la demanda de los clientes la que provoque la continuidad o el cese de la comercialización de los Fiesta y Focus de anterior generación en los mercados de América Latina.

Archivado en: