El crossover pequeño de Škoda debuta como prototipo

Škoda tiene listo al tercer integrante de su familia de SUVs y el Salón del Automóvil de Ginebra 2018 será testigo del debut del Vision X, un anticipo de su nuevo B-SUV, una suerte de «primo» de los SEAT Arona y Volkswagen T-Cross.

Škoda Vision X

La familia de crossovers de Škoda se enriquecerá con un nuevo modelo, un crossover de tamaño pequeño que por estos días debutará bajo el formato de un prototipo en el Salón del Automóvil de Ginebra 2018 y que ya podemos conocer gracias a sus primeras imágenes oficiales.

Se trata del Škoda Vision X, un trabajo conceptual que adelanta el diseño que tendrá el tercer integrante de la familia de crossovers del fabricante checo, un pequeño todoterreno que junto a los SEAT Arona y Volkswagen T-Cross conformará la ofensiva del Grupo Volkswagen para el segmento B-SUV.

Si hablamos de diseño, el Vision X expone algunos de los rasgos que adoptará este nuevo modelo, que claramente intenta atraer a los compradores mas jóvenes, con un diseño desenfadado que cuando arribe al mercado a fines de este año o comienzos de 2019, rivalizará con modelos muy modernos como los Hyundai Kona y Kia Stonic entre otros.

Škoda Vision X

Exteriormente destaca por su frontal que incluye una parrilla de nuevo diseño que marca una de las señas de identidad de los futuros SUV de Škoda, además de unos elaborados grupos ópticos con tecnología LED y unos pilotos traseros LED divididos en varios faros individuales, llantas de aleación de 20 pulgadas y un nuevo tono exterior denominado Flexgreen, en combinación con el techo en color gris.

El interior se presenta con un aspecto bien futurista, con los típicos rasgos de un prototipo que jamás acaban llegando al modelo de producción. Sin embargo algunas de las características seguramente estará presentes en el modelo definitivo, como la instrumentación digital configurable que ya llevan varios modelos del Grupo y la pantalla táctil de grandes dimensiones para el sistema de información y entretenimiento.

Mecánicamente hablando, este prototipo utiliza un sistema de propulsión híbrido en base a un motor turbo de gasolina de cuatro cilindros, en combinación con dos motores eléctricos, uno sobre cada eje. El motor térmico puede funcionar indistintamente con gasolina o GNC.

Škoda Vision X

 
Archivado en: