La fábrica de Alcantara no logra satisfacer la demanda de esta piel sintética

La piel de Alcántara forma parte de las opciones disponibles en muchas de las marcas de automóviles. Este tejido sintético que emula a la piel de ante es producido en un sola fabricante en todo el mundo, que no logra satisfacer la creciente demanda.

En un principio estaba reservada a los coches mas exóticos o a los superdeportivos, pero de a poco este tejido sintético fue abriéndose camino entre los fabricantes generalistas, e incluso es actualmente utilizado en otras industrias, para elementos tan simples como fundas de teléfonos móviles.

Este resistente material de textura similar a la piel de ante es actualmente fabricado únicamente por la firma italiana Alcántara SpA, siguiendo los pasos del fabricante japonés Toray, que desarrolló esta fibra sintética en los años 1970. Debido a la alta demanda, este fabricante italiano no logra satisfacer los requerimientos actuales y se ha visto obligado a comenzar a rechazar contratos.

En ocasión del reciente Salón del Automóvil de Ginebra, Andrea Boragno, presidente y director ejecutivo de Alcántara SpA, afirmó ante los medios que la compañía está viviendo su mejor momento, pero que lamentablemente la producción no es suficiente para lograr satisfacer la creciente demanda.

Este material fabricado a base de poliuretano y poliéster destaca por su gran resistencia y por su agradable textura, además de contar con un peso un 50% inferior a la piel de origen animal. En un principio la Alcántara estaba limitada a la tapicería de los asientos, pero hoy en día es común ver este material en el volante, el techo e incluso en los revestimientos de las puertas y hasta del salpicadero.

Ante esta situación, Boragno afirmó que la compañía espera duplicar su producción en los próximos meses para de este modo lograr satisfacer la demanda de este material tan requerido en la actualidad, especialmente entre los clientes de China y Estados Unidos.

Sus cualidades y el abaratamiento de su precio en los últimos años lograron que el interés por parte de los fabricantes sea cada vez mas alto. La marca italiana admite que en la actualidad deben rechazar hasta un 20% de los contratos, ya que su capacidad de producción no les permite lograr atenderlos, aunque esperan lograr revertir esta situación con el aumento en la producción.

Archivado en: