General Motors suspende operaciones en Venezuela tras el embargo de su planta de ensamblaje

General Motors cesó sus actividades en Venezuela ya que su planta de ensamblaje fue confiscada por las autoridades gubernamentales. Es por un litigio iniciado hace 17 años por un concesionario al cual GMV le rescindió la concesión por 'ineficiente desempeño'.

La industria automotriz en Venezuela continúa su declive, en medio de una crisis económica y social que parece todavía no tener fin. Las matriculaciones de coches en Venezuela no paran de caer y ésta semana no son buenas las noticias que llegan de la isla caribeña, ya que unas manifestaciones de protesta acabaron cobrándose la vida de varias personas.

Pero en lo que tiene que ver con la industria de la automoción el panorama no es mucho mas alentador, ya que el gobierno de Venezuela decidió embargar una planta de ensamblaje que General Motors poseía en la ciudad de Valencia, unos 150 kilómetros al oeste de Caracas. La justicia de Venezuela procedió al embargo de las instalaciones industriales de la compañía norteamericana, debido a un juicio que enfrenta a General Motors y a uno de los concesionarios de Chevrolet situado en la localidad de Maracaibo.

Ventas diciembre 2016, Venezuela: Culmina el peor año de la ultima década

General Motors había rescindido el contrato de concesión al demandante hace 17 años por ‘ineficiente desempeño’. La cifra del litigio asciende a 476.000 millones de bolívares, equivalentes aproximadamente a unos 95 millones de Euros al cambio actual. La compañía estadounidense comunicó que ésta cifra excede la lógica para una demanda de ése tipo y haría inviables sus operaciones en Venezuela en forma permanente.

La planta de GMV (General Motors Venezuela) fue tomada inesperadamente por las autoridades del gobierno, impidiendo la operación de estas instalaciones que poseen capacidad para producir 45.000 unidades al año.

Además el fabricante ha informado que numerosos activos entre los que se encontraban una gran cantidad de vehículos fueron retirados de sus instalaciones en forma ilegal por las autoridades públicas, causando daños irreparables.

Las ventas de automóviles nuevos en Venezuela caen a mínimos históricos

En el camino han quedado además los 2.678 trabajadores de GM, la cadena de proveedores y los 79 concesionarios de la marca.

En el contexto actual muchas compañías fueron empujadas a abandonar o restringir sus operaciones en Venezuela, ya que el gobierno ha impuesto severas restricciones a la importación y al acceso a divisa extranjera, que impide acceder a la materia prima necesaria para producir los vehículos.

General Motors inició sus actividades en Venezuela en el año 1948, con una primera factoría situada en las afueras de Caracas, transformándose en pionera en la industria local con su pick-up Chevrolet.

4 Comments

  1. Si en Venezuela no se acaba el socialismo, el socialismo acabará a Venezuela, lamentable noticia para amantes del motor, un país con tanta riqueza natural administrado por un grupo que la ha reducido a miseria.

  2. Ese hubiese sido nuestro destino si hubiéramos seguido siendo gobernados por la banda de delincuentes terroristas que estaba en el poder hasta el 9 de diciembre de 2015.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *