La próxima generación del Citroën C1 será puramente eléctrica

La electrificación será el nuevo paso que dará el Citroën C1 cuando arribe su relevo generacional, al igual que su mellizo Peugeot 108. Por el momento no está confirmada la continuidad del acuerdo con Toyota para el desarrollo de la tercera generación de estos tres pequeños urbanos.

El Salón del Automóvil de París 2018 ha dejado algunas novedades interesantes relacionadas con el Grupo PSA y la directora general de Citroën, Linda Jackson, ha indicado que la próxima generación del Citroën C1 apostará por la electrificación, dejando atrás en forma definitiva los motores de combustión.

Jackson aseguró que el segmento de los urbanos ha comenzado a reducir su volumen desde hace ya algunos años y cree que este tipo de coches deberá evolucionar para lograr sobrevivir al fuerte embate de los SUV. Al ser consultada acerca del futuro del pequeño Citroën C1, la directora general de la firma gala no dudó en responder que «probablemente sea eléctrico».

Recordemos que el grupo francés posee un acuerdo de colaboración con Toyota para el desarrollo y la producción de sus urbanos, fruto del cual han nacido los actuales Citroën C1, Peugeot 108 y Toyota Aygo, tres vehículos prácticamente idénticos que son producidos en la factoría que la alianza posee en la República Checa.

Está previsto que este acuerdo de cooperación continúe para dar vida a la tercera generación de estos tres modelos lanzados en el año 2014, si es que logran ponerse de acuerdo en que dirección tomar con el relevo generacional de estos trillizos.

El futuro de los urbanos marcha inexorablemente hacia la electrificación, tal como hemos presenciado en los últimos meses. El Grupo Volkswagen ha a costado fuerte por este tipo de motorizaciones dentro de este segmento y ya comercializa a la variante puramente eléctrica del Up! bajo la denominación e-Up, mientras que Škoda ya desarrolla la versión eléctrica del Citigo. Por su parte Renault llevó la semana pasada al Salón del Automóvil de París 2018 una versión eléctrica del Kwid, que con algunas sutiles diferencias visuales se presentó bajo la denominación K-ZE, un coche ideado para el mercado chino, aunque con ambiciones globales.

Archivado en: