Marchionne: Los fabricantes deberían compartir el desarrollo de motores eléctricos y de los sistemas de conducción autónoma

El CEO de Fiat Chrysler Automobiles considera que las marcas están derrochando recursos al desarrollar estos sistemas en forma individual. Marchionne cree que se trata de sistemas que podrían ser similares para todos los fabricantes.

La industria automovilística marcha inexorablemente hacia los sistemas de propulsión alternativos, que de a poco van ganando terreno en el mercado. Sin embargo una de las grandes limitaciones que todavía existen en torno a las tecnologías de propulsión eléctrica es su alto costo y sin las ayudas del gobierno que están presentes en muchos países, en algunos casos este tipo de coches acaban resultando imposibles para el cliente medio.

Al mismo observamos como diferentes fabricantes desarrollan la tecnología que equiparan los coches en un futuro cercano, los sistemas de conducción autónoma que en mayor o menor grado la mayoría de las firmas mas importantes están actualmente desarrollando para dar vida a la próxima generación de vehículos autónomos.

El CEO de Fiat Chrysler Automobiles Sergio Marchionne, considera que la industria automovilística se está equivocando, justamente con respecto a estas dos nuevas tecnologías, los trenes motrices electrificados y los sistemas de conducción autónoma. Marchionne cree que los fabricantes deberían compartir el desarrollo de los trenes motrices electrificados y de la tecnología de conducción autónoma, algo que ayudaría a bajar considerablemente el coste de desarrollo de estos sistemas.

Marchionne afirma que se trata de tecnologías genéricas en las que no debería haber algo especifico de cada marca, sino que mas bien se trata de tecnologías que podrían ser fácilmente compartidas entre los fabricantes. El desarrollo de sistemas de propulsión eléctricos y las tecnologías de conducción autónoma está absorbiendo una enorme cantidad de capital y las compañías podrían evitar duplicar los esfuerzos si compartieran los costes.

El gobierno italiano se ha propuesto colocar un millón de vehículos eléctricos en las carreteras italianas de aquí a 2022, un ambicioso plan teniendo en cuenta que el año pasado apenas se vendieron en Italia 2.600 coches eléctricos. Tal vez la idea de Marchionne no suene tan descabellada. En todo caso habrá que esperar para ver si algún otro fabricante se hace eco de la propuesta.