Curiosidad, Videos — 10 de Junio de 2017 at 11:05 am

Cuando aparcar se transforma en la saga de “A todo gas” [vídeo]

Una señora parece haber sido poseída por el demonio al intentar aparcar su coche en una tranquila calle. La anciana comienza a impactar violentamente su vehículo, poniendo en riesgo la vida de quienes se encuentran a su alrededor.

Cuando de aparcar se trata, es habitual que algunos ancianos al volante sean protagonistas de insólitas situaciones, al realizar decenas de maniobras para intentar aparcar sus vehículos en plazas con espacio de sobra.

Pero sin dudas la señora que protagoniza éste vídeo logrará sorprenderte, ya que luego de aparcar su berlina con delicadeza e incluso luego de abrir la tapa del maletero, parece haber sido poseída por el demonio. En forma repentina comienza a acelerar a todo gas, impactando contra todo lo que encuentra a su paso, avanzado y retrocediendo, poniendo incluso en riesgo a las personas que caminan a su alrededor.

Su acompañante observa perplejo sobre la acera mientras la anciana impacta violentamente contra un coche aparcado, al tiempo que otra persona toma cartas en el asunto para finalmente detener al vehículo.

Archivado en:

3 Comentarios

  1. Se ve cada caso, y esto ocurre seguido.

  2. Deberían prohibirse que los ancianos manejen.

  3. Es relativamente común que algunas personas (aunque hay de todo, predominan mujeres o personas de edad avanzada) confundan los pedales de freno y acelerador; presionan este último para frenar, el coche se acelera, y lejos de aflojar, lo aprietan hasta el fondo buscando una frenada que no existe, logrando exactamente lo contrario, una aceleración a toda pastilla llevándose lo que sea por delante. Lo curioso es que, como en este caso, el acelerador no lo sueltan ni a la de tres, pero a veces sí que aciertan a cambiar de marcha (cambio automático) y poner la reversa, llevándose de nuevo por delante todo lo que esté por detrás del coche. He visto en vídeo algún caso de seguirle dando “cera” al acelerador, y volver a cambiar la marcha hacia adelante para hacer un tercer recorrido mortal.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *