Adv — 22 de Febrero de 2017 at 4:01 am

El automóvil, a la espera de Trump

La llegada de Trump a la Casablanca no ha resultado indiferente para nadie, ni civiles ni empresarios han podido hacer caso omiso a su llegada a la presidencia, y el sector del automóvil no ha sido excepción.

El ya mandatario, a través de su cuenta de Twitter, ha cargado contra grandes fábricas de automóviles como Ford o General Motors para, como no, que dejen de invertir en México.

Para asegurarse este punto, el presidente americano pretende aplicar un arancel del 35% a los nuevos vehículos que se exporten a su país desde el país vecino, algo que afortunadamente no ocurre de cara a las compras de piezas online de ExpertoAutorecambios. Preventivamente, Ford canceló poco más tarde una inversión de 1.5000 millones de dólares y GM anunció que trasladaría un porcentaje de la producción de ejes al país patrio. 

Mientras tanto, La industria del automóvil en España mueve ficha y ya tenemos más de 40 plazas de producción de componentes, además de los centros de I+D+i. Desde la Asociación Española de Fabricantes de Equipos y Componentes para la Automoción (Sernauto) reconocen que el mercado americano es de los más importantes del mundo en este sector.

Un 4% de la producción española va destinada al mercado americano, lo que vienen a ser unos 730 millones de euros, superando en más de 20 puntos los registros del año pasado. Esto también se traduce en un aumento del empleo, ya que en el 2016 el sector automovilístico amplió su plantilla en un 3%, llegando a un total de 330.000 puestos de trabajo. 

El sector del automóvil no depende del mercado doméstico; necesita exportar para crear un mercado competitivo. No obstante, aunque las palabras de Trump se han recibido con una cierta preocupación, lo más lógico es que las medidas no sean aprobadas dentro de su partido, de matices más capitalistas; por tanto, cualquier valoración hoy por hoy es prematura.

Además, varios expertos concluyen en que Trump con sus palabras no está demostrando estar al tanto de todos los detalles, ya que el sector del automóvil no es sólo su mano de obra, si no el espacio dónde se ubican las plantas, el presupuesto de I+D+i, el transporte de los vehículos finalizados… en definitiva, muchos parámetros que son los que finalmente condicionan si un país u otro es el mejor para determinada planta; por lo que en realidad Trump podría conseguir con sus medidas el efecto contrario.

Si pones una planta en determinado sitio por abaratar cierto coste, puedes encarecer todo lo demás, por lo que no conviene hacerlo a la ligera y hacer un buen estudio, tanto del mercado como del terreno, y los pros y contras que supone la zona. A los fabricantes españoles por tanto las palabras de Trump no les han hecho mucha mella, pues saben que al final elegirá la opción que mejor repercuta económicamente a América… y cerrar las puertas al mercado mexicano y a sus importaciones y exportaciones, desde luego no es el camino para lograr tal objetivo.  

Un comentario

  1. Enlace a ésta nota desde otro sitio: Bitacoras.com