Novedades — 19 de Abril de 2015 at 11:23 am

No es Photoshop, es un Audi R8 transformado en un Škoda, bautizado R200 Non-Fiction

Luego de 40 años, el Škoda 130 RS vuelve a la vida de la mano de un prototipo que toma como base al Audi R8. Se trata del Škoda RS Non-fiction, que llegaría a producción en una serie limitada a 25 unidades.

R200-Non-Fiction
El fabricante checo Škoda no quiere quedarse fuera de los homenajes a coches históricos. Esta vez el turno le tocó al mítico Škoda 130 RS, un coche de rally que este año celebra su 40º aniversario. Para celebrar la ocasión, el diseñador Petr Novák reinterpret en clave moderna al clásico de los años setentas, luego de un trabajo de mas de 18 meses, al cual denominó Škoda R200 Non-Fiction.

Novák trabajó sobre un Audi R8 de primera generación, aunque conveniente modificado en su exterior e interior, para dotarlo de los rasgos típicos del modelo de origen checo, que fue nada menos que el coche de carreras más exitoso de la marca en toda su historia.

El  Škoda 130 RS renace de la mano de un prototipo que aseguran será producido en serie.

Con un aspecto general que no pasa desapercibido, especialmente por su frontal dotado de faros redondos y unos faros traseros que en cierto modo evocan a Lamborghini. Por otra parte, el motor ubicado en posición trasera, supone un homenaje al 130 RS. Novák trabajo en conjunto con Metal Hoffmann, una compañía que hace trabajos para Volkswagen, Volvo y Bentley.

Es que la idea es la de lograr llevar al R200 Non-Fiction a producción, en una serie limitada a unas 25 unidades, con un precio de venta que se ubicaría en torno a los 250 mil euros.

Debajo del capot el R200 Non-Fiction hereda el propulsor del Audi R8, es decir el V8 de 4.2 litros que produce 420 caballos de fuerza y 430 Nm de par motor. El bloque va asociado a una transmisión manual de seis relaciones y tracción en las 4 ruedas a través del sistema Quattro, un conjunto mecánico que le alcanza para superar los 300 km/h y alcanzar los 100 km/h en 4.6 segundos.

4 Comentarios

  1. El original: Škoda-RS

  2. Es un sacrilegio. Mas allá de ser una suerte de tributo, arruinó un R8….

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *