Mercado — 29 de Julio de 2014 at 1:15 pm

La producción de vehículos en Venezuela acumula una caída de 80% en 2014

Hacia fines del año pasado, el gobierno venezolano decidió regular los precios de los coches nuevos y usados, además de prohibir a las terminales adquirir moneda extranjera. Seis meses después la producción cayó un 80 %.

Hacia fines del año pasado, el gobierno venezolano decidió regular los precios de los coches, tanto nuevos como usados ​​con la finalidad de combatir la alta inflación. Pero los resultados, a tan solo seis meses de lanzados los llamados Precios Regulados, muestran resultados desastrosos.

Dodge-Forza-Venezuela-001

Los precios regulados y la prohibición para adquirir divisas hicieron que la producción caiga un 80%.

 Venezuela era hasta el año pasado el tercer productor de automóviles de Sudamérica, solo por detrás de Brasil y de Argentina.

Pero la producción ya acumula un descenso del 80 por ciento durante el primer semestre de 2014 y muchas marcas han podido comercializar menos de una decena de unidades de algunos modelos en lo que va del año.

Las terminales venían advirtiendo durante todos estos meses de los problemas que estaban enfrentando, peo con los números en la mano del primer semestre no hay mucho mas para decir, ya que las cifras son elocuentes. Tanto Ford como Fiat, General Motors y Toyota, han visto caer estrepitosamente la producción en esta primera mitad del año.

El principal problema de las terminales está relacionado con la prohibición de adquirir moneda extranjera que les permita hacer frente a los pagos de las partes que adquieren a proveedores del exterior para poder ensamblar los vehículos en sus plantas venezolanas. Y los números hablan por si solos, ya que en el primer semestre de 2013 produjeron 36.919 vehículos, mientras que en igual periodo de éste año solo se fabricaron 6.161 vehículos.

El declive de la industria automotriz en Venezuela es más que evidente, y tanto analistas como fuentes de la industria coinciden en que las políticas del gobierno son las principales culpables. Sin embargo, el presidente de Venezuela culpa a las empresas de automóviles por ser demasiado codiciosas. En ese mismo sentido el presidente venezolano criticó públicamente a Toyota por el cese de la producción, sugiriendo que la marca japonesa lo que en realidad intentaba era desestabilizar a su gobierno.

En este contexto los coches usados tienen precios astronómicos y quienes deseen adquirir un coche nuevo deben anotase en una lista de espera con mucha paciencia, ya que en muchos casos deberán aguardar hasta cinco años. Los damnificados, como siempre ocurre son las personas, los trabajadores que ven peligrar sus puestos de trabajo y los compradores que no saben como proceder ante un mercado artificialmente distorsionado.

Archivado en:

5 Comentarios

  1. Enlace a ésta nota desde otro sitio: Bitacoras.com

  2. Dicen que la Venezuela de hoy es la Argentina de mañana.

  3. vamos derecho a esto, directo al “apocalipsis automotor” también aqui en Argentina, es de no creer… y como resumen, las fotos de ese Siena con marca Dodge, tristísimo y decadente…

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *